La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha validado un nuevo récord de temperatura en el Ártico de 38 °C registrado en la localidad rusa de Verkhoyansk el 20 de junio de 2020. La temperatura, calificada por la OMM como «más propia del Mediterráneo que del Ártico», se midió en una estación de observación meteorológica en el marco de una excepcional y prolongada ola de calor siberiana.

A lo largo del verano del año pasado, las temperaturas medias en la Siberia ártica superaron en hasta 10°C los valores normales, y ello alimentó incendios devastadores, provocó la pérdida masiva de hielo marino y fue decisivo para que 2020 fuera uno de los tres años más cálidos jamás registrados.

«Este nuevo récord de temperatura en el Ártico forma parte de una serie de observaciones comunicadas al Archivo de la OMM de Fenómenos Meteorológicos y Climáticos Extremos que constituyen un mensaje de alarma con respecto a nuestro clima cambiante. En 2020 también se registró un nuevo récord de temperatura (18,3 °C) en el continente antártico», declaró el Secretario General de la OMM, el profesor Petteri Taalas.

Verkhoyansk está a unos 115 kilómetros al norte del círculo polar ártico, y la estación meteorológica que acoge realiza observaciones de la temperatura desde 1885. Situada en la zona septentrional de la república de Sajá (Yakutia), se encuentra en una región de Siberia oriental sujeta a un clima continental extremo rigurosamente seco, donde los inviernos son muy fríos, y los veranos, calurosos,

«El ártico es el kilómetro cero del cambio climático», asegura la responsable de la campaña de océanos de Greenpeace, Pilar Marcos. «En línea con las mediciones puntuales récord como este verano, las temperaturas del ártico siguen una peligrosa serie histórica, de hecho, en los últimos 15 años se han batido los récords de menos superficie de hielo al final del verano, alcanzando las 15 extensiones de hielo marino más bajas».

El Ártico es una de las regiones de todo el mundo donde el aumento de las temperaturas es más rápido, dado que la tasa de calentamiento es más del doble que la media mundial. En regiones como Siberia la subida de las temperaturas está creando incendios sin precedentes que son capaces de prolongarse durante años al mantenerse activos durante el invierno en el subsuelo.

Archivo de Fenómenos Meteorológicos y Climáticos Extremos

Debido al incremento de los fenómenos meteorológicos extremos la OMM mantiene un registro de este tipo de sucesos en el que acaba de añadir el caso de Siberia. A raíz de las temperaturas extremas y el cambio climático en curso, un grupo de expertos de la OMM decidió añadir al una nueva categoría climática: la temperatura más alta registrada en el círculo polar ártico o al norte de esa línea, situada en el paralelo 66,5° N.

Los investigadores de la OMM están tratando de verificar las lecturas de temperatura de 54,4 °C registradas tanto en 2020 como en 2021 en el lugar más caluroso del planeta, el valle de la Muerte en California, y hacen lo propio con un nuevo récord de temperatura europeo de 48,8 °C notificado este verano en la isla italiana de Sicilia. «El Archivo de la OMM de Fenómenos Meteorológicos y Climáticos Extremos nunca antes había tenido tantas investigaciones abiertas al mismo tiempo», dijo el profesor Taalas.


Fuente: El independiente

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: