Nacional

Wixárikas caminan a Palacio Nacional para exigirle a AMLO que cumpla su palabra

Alrededor de 200 wixárikas caminan desde San Sebastián Teponahuaxtlán, en la Sierra Madre Occidental, hasta la puerta de Palacio Nacional, en la Ciudad de México. Recorrerán más de 900 kilómetros paso a paso, en la oscuridad de la madrugada o bajo los rayos del sol, con el propósito de plantearle al presidente Andrés Manuel López Obrador la recuperación de 10,500 hectáreas que se encuentran en manos de ganaderos de Huajimic, municipio de La Yesca, Nayarit.

Los wixaritari son caminantes. Reconocida es su peregrinación a Wirikuta para visitar sus sitios sagrados. Ahora su proeza es mundana, a pie de carretera sorteando autos, pasando por rancherías, pueblos y ciudades, hasta llegar al centro del país en su lucha por recuperar el territorio porque ahí “se resguarda el conocimiento ancestral, toda esa cultura de nuestros abuelos. El territorio sagrado que ellos nos heredaron y por eso es que luchamos para recuperarlo”, dice Sitlali Chino Carrillo, una joven que camina adelante del grupo, toma fotos y video que luego va publicando en su Facebook a manera de crónica testimonial (Zitlali Xauryma). “¿También llegarás hasta México?”, le pregunto. “Por supuesto”, contesta de inmediato. 

Foto: Francisco Vázquez Mendoza

No es nuevo el tema de este territorio en disputa, ahora ubicado del lado nayarita. El ganadero Álvaro Quintanilla Montoya, en entrevista para Milenio Jalisco en septiembre de 2017, mostró documentos que acreditan su posesión desde 1906. Por su parte, los comuneros indígenas de San Sebastián Teponahuaxtlán y Tuxpan de Bolaños, Jalisco, poseen títulos virreinales. 

El litigio agrario ha sido largo, alrededor de 50 años. El Comisariado de Bienes Comunales de San Sebastián, Óscar Hernández, comenta: “Han muerto varios líderes nuestros por pelear nuestra tierra. Hasta el día de hoy nuestra comunidad ha interpuesto más de 60 demandas, de las cuales 16 sentencias nos fueron favorables”. De esas 16 sentencias se desprenden las más de 10,500 hectáreas que los wixaritari no han podido tomar posesión, pese a que el fallo del Tribunal Agrario salió a su favor hace más de 10 años. 

Foto: Francisco Vázquez Mendoza

Bueno, ya han recuperado 450 hectáreas no sin cierta rispidez, o franca tensión como cuando en septiembre de 2016 alrededor de dos mil wixárikas llegaron a Huajimic y del lado de Nayarit llegó el entonces fiscal Édgar Veytia acompañado de 120 policías. Afortunadamente, dice Santos Hernández Bautista, gobernador tradicional de San Sebastián Teponahuaxtlán, indígenas y ganaderos han dialogado en los años recientes. Versión que refirma Óscar Hernández. “No queremos violencia, queremos vivir como vecinos tranquilamente. Ellos están en la mejor disposición de entregar las tierras si se les indemniza. Ahí es donde le estamos exigiendo al gobierno que se ponga de acuerdo con los ganaderos”. 

Y ese fue el problema en el sexenio de Enrique Peña Nieto: no hubo interés en buscar un acuerdo entre las partes, en donde la indemnización juega un papel clave, y en lo que va de la actual administración tampoco se ha avanzado nada. Por eso es que la comunidad indígena está caminando más de 900 kilómetros para tocar la puerta del presidente Andrés Manuel López Obrador. “Por muchos años no vemos seguimiento al tema. Está parado. La comunidad se cansa, dice no hay respuesta, no vemos que haya voluntad”, afirma Óscar Hernández. “No queremos más ni menos. Queremos el total de las tierras. Recibiendo las tierras nos comprometemos a trabajar”, agrega el gobernador tradicional de San Sebastián, Santos Hernández.

Foto: Francisco Vázquez Mendoza

Cumplen una semana de caminar

Este lunes 2 de mayo, el grupo de indígenas de las comunidades de San Sebastián y Tuxpan cumple una semana de caminata. De San Sebastián Teponahuastlán, Jalisco, a Santa María de la Paz, Zacatecas, donde durmieron la noche del domingo, hay 226.9 kilómetros. Según Google, esa distancia se recorre en auto en cuatro horas y 29 minutos. Sin embargo, a pie es otra historia con sus días y sus noches. “Sí es complicado. Es cansado. El tiempo, el calor. Venimos hombres y mujeres. Varios señores de 60 o 70 años, pero vamos a llegar hasta México”, dice el comisariado de Bienes Comunales. El grupo va escoltado por la Policía Estatal de Zacatecas y el Tercer Visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco, Aldo Iván Reinoso Cervantes. En Tlaltenango, Zacatecas, descansaron un día, y ahí recibieron atención médica de parte de los servicios médicos municipales del lugar. 

Foto: Francisco Vázquez Mendoza

El ritmo es constante, ni tan lento como para no avanzar ni tan rápido como para que se rompa el grupo. Varios llevan bocinas y se intercalan para amenizar el tedio de la carretera y los rayos del sol que incrementan la temperatura por encima de los 30 grados centígrados. Un tedio que se rompe cuando pasan por pequeñas comunidades que salen a aplaudirles o por los poblados. Entonces comienzan la consigna principal. “¿Qué exigimos? ¡Justicia! ¡López Obrador cumple tu palabra! ¡Vivan los pueblos originarios de México!”.

La joven Citlalli Chino Carrillo sigue adelante del grupo. Como si marcara el paso. Es psicóloga por la Universidad de Guadalajara y el 8 de marzo recibió el reconocimiento “Hermila Galindo” por parte del Congreso del Estado de Jalisco. Es presidenta de Concertación Agraria de la comunidad indígena de Tuxpan de Bolaños y trabaja en un módulo de atención de la CEDHJ en su comunidad, Tuxpan. “En esta lucha participan las personas mayores, son más interesados, pero desde hace pocos años se ha visto más participación de los jóvenes. En incorporarse en los temas agrarios, culturales, y de igual manera las mujeres”.

¿Por qué decidieron este tipo de manifestación?, se le pregunta a Citlalli. “Nos cansamos de esperar a que se ejecuten los 16 juicios ganados. No ha habido por parte del gobierno federal la atención que se le debería de dar. Ojalá que esta situación se escuche directamente hasta Palacio Nacional. Que esta caminata, que esta lucha, sea un parteaguas para otras comunidades y se animen a exigir justicia”. 


Fuente: El economista

Categorías:Nacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s