Nacional

Banxico aumenta la tasa en 50 puntos base y la deja en 7%

CIUDAD DE MÉXICO, 12FEBRERO2021.- FOTO: MARIO JASSO/CUARTOSCURO.COM

El Banco de México aumentó la tasa de interés en medio punto porcentual para dejarla en 7%, al reconocer mayores presiones para las inflaciones general y subyacente.

La decisión fue tomada por mayoría donde uno de los cinco miembros, Irene Espinosa, votó a favor de un incremento de 75 puntos base (pb).

Con esta decisión, el banco central hiló cuatro aumentos consecutivos de 50 puntos base; anotó una tercera alza de medio punto bajo el liderazgo de la gobernadora Victoria Rodríguez Ceja y completó ocho incrementos subsecuentes del rédito desde junio de 2021.

En el comunicado del anuncio advirtieron que “ante un panorama más complejo para la inflación y sus expectativas se considerará actuar con mayor contundencia para lograr el objetivo de inflación”.

De acuerdo con economistas de BNP Paribas, Finamex y Monex, esta acotación es un claro forward guidance que pone por delante a la inflación y anticipa una posición más hawkish, para las próximas decisiones.

En el mismo comunicado la Junta de Gobierno identificó cinco riesgos al alza para su nuevo pronóstico de inflación que queda para el cierre de este año, en 6.4% desde 5.5 por ciento.

Los citados riesgos al alza para el pronóstico de inflación son: persistencia de la inflación subyacente en niveles elevados, como se recordará, esta medida de la inflación estructural que descuenta los precios de productos volátiles, acumuló 17 meses al alza en abril.

El segundo se refiere a las presiones inflacionarias externas derivadas de la pandemia, como los nuevos confinamientos de China. El tercer riesgo es relativo a mayores presiones por el conflicto geopolítico en los precios agropecuarios, que alcanzaron variación anual de 14.36% en abril, casi cinco veces el objetivo puntual de inflación y la fluctuación de precios de energéticos que también alcanzó una tasa anual 5.91 por ciento.

Completan el radar de riesgos para la inflación la depreciación cambiaria y presiones de costos no especificados.

Atentos a la Fed

Según lo descrito en el comunicado, los miembros de la Junta de Gobierno consideraron en su decisión “los mayores retos” que representan las condiciones externas.

Se refieren en específico al endurecimiento de las condiciones monetarias y financieras globales, el entorno de acentuada incertidumbre, las mayores presiones inflacionarias asociadas al conflicto geopolítico; el resurgimiento de casos de Covid 19 en China y la posibilidad de mayores afectaciones a la inflación.

Las condiciones financieras tuvieron un apretamiento adicional donde las tasas de interés aumentaron y el dólar se fortaleció en un contexto de mayor aversión al riesgo”, consignaron.

Refirieron la última decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos donde aumentó la tasa en 50 puntos base y resaltaron que “anticipó futuros incrementos”.

Para la subdirectora de Análisis Económico en Monex, Janneth Quiroz, la junta de gobierno está asumiendo en su decisión y endurecimiento del tono, la trayectoria de la tasa de Estados Unidos y la magnitud del aumento.

Inflación presionada

En el comunicado de la decisión, la junta de gobierno incrementó sus pronósticos de inflación para este año y dejaron sin cambio los esperados para 2023.

Así, anticipan que para el segundo trimestre de 2022, la inflación se ubicará en 7.6% que es una tasa superior a 6.9% estimado por ellos mismos en marzo.

Para el tercer cuarto, es decir de julio a septiembre, proyectaron una variación de 7% anual que supera casi un punto el estimado de marzo (6.1%) y para el último cuarto del año, prevén que la inflación quedará en 6.4% que está casi un punto porcentual arriba de su proyección previa (5.5 por ciento).

Para el año próximo, incrementaron los pronósticos para el primero y segundo trimestre, para dejarlos en 5.3% y 3.5%, respectivamente y mantuvieron la proyección para el tercer y cuarto trimestre

Para la estratega de Monex, estas previsiones suponen que el pico de la inflación se tocará en el tercer trimestre de este año y tendrá una trayectoria de moderación que llegará a la convergencia con el objetivo en el primer trimestre del 2024.

Aparte, Jessica Roldán Peña, directora de Análisis Económico en Finamex, destacó que aun cuando de ha identificando una posición más restrictiva en las decisiones, el pronóstico de cierre del año entrante que trae Banxico, de 3.2%, está por debajo del que tienen en la firma que es de 5.4 por ciento. Desde su perspectiva, la moderación de la inflación no será tan rápida como la espera el banco central.

Destaca México en AL por rendimiento positivo y expectativas de inflación

Con la decisión del Banco de México, la tasa real quedó en 2.07%, lo que mantiene al mercado mexicano en una posición competitiva respecto del resto de los emergentes advirtieron analistas de BNP Paribas, Finamex Casa de Bolsa y Monex.

En el contexto mundial de incertidumbre y aversión al riesgo, los inversionistas están buscando un mayor rendimiento, explicó la subdirectora de análisis económico en Monex, Janneth Quiroz.

Si bien hay otros emergentes en América Latina que ofrecen un mayor retorno, las expectativas de inflación a futuro están mucho más presionadas que las de México, comentó aparte la economista en jefe de Finamex, Casa de Bolsa, Jessica Roldán.

Es verdad que al comparar la tasa real de México con la de Brasil, que está en 6.3%, hay un importante diferencial. Pero también es cierto que el mitigante con Brasil son sus mayores expectativas de inflación, que hoy están en 6.45 por ciento.

Tal como lo explicó la economista para México en BNP Paribas, Pamela Díaz Loubet, la diferencia entre la tasa nominal que está en 7% y la inflación esperada a 12 meses, que está en 4.71%, arroja una tasa real ex ante positiva en 2.07 por ciento.

Esta tasa se encuentra ligeramente debajo del nivel estimado por Banxico como una tasa neutra, que hasta el 2019 estaba en 2.6%, acotó Roldán, lo que significa que aún no es restrictiva y se está alejando de la neutralidad.

Estados Unidos, la referencia

La estratega de Monex observó que los inversionistas están pidiendo un mayor premio a los países emergentes en el contexto mundial de incertidumbre.

México tiene que seguir a Estados Unidos para mantener atractivo el diferencial de tasas, observó.

Refirió que en el ciclo alcista del 2017, el diferencial de tasas con Estados Unidos llegó a 575 puntos y ahí se mantuvo por un buen tiempo.

Pero la coyuntura actual es muy diferente y se requiere que el diferencial sea incluso superior, comentó.

Según sus proyecciones, para tener el diferencial en 600 puntos, México tendría que llevar la tasa nominal a 8.5% o incluso arriba. De ahí su pronóstico de que la tasa de fondeo llegará a 8.50 por ciento.

Los factores de incertidumbre externa, a los que se refirió son los cierres por la emergencia sanitaria que está realizando China; la guerra de Rusia con Ucrania y la presión que ejercen ambos eventos sobre los precios internacionales y el riesgo emergente.

Frena salida de capitales

La experta de Monex reconoció desde junio del año pasado que se frenó la salida de capitales de México y admitió que puede estar vinculado al reacomodo de portafolios de inversión ante el alza de tasas de interés.

Si bien los inversionistas siguieron deshaciendo posiciones en México, la velocidad de la desinversión se ha reducido.

Tomó por ejemplo los datos a abril una salida de 26,300 millones de pesos que es una décima parte de los 251,000 millones de pesos que salieron en 2020 y una cuarta parte de los 108,000 que salieron a estas alturas del año pasado.


Fuente: el economista

Categorías:Nacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s