Yucatan

Despojo de terrenos en la costa de Yucatán: con actas “falsificadas”

Operación para apropiación de predios costeros

Por medio de la llamada “mafia inmobiliaria de la costa”, la empresa Uredi, S.A. de C.V., se apropió impunemente de 19 valiosos terrenos en la playa de Dzilam Bravo no solo con la falsificación de las actas de cabildo del ayuntamiento de ese lugar, sino mediante la violación de las leyes que regulan la desincorporación de ese tipo de terrenos.

En la presidencia municipal de Pedro Castillo Reyes (2013-2015) se habrían expedido las actas de cabildo con la adjudicación gratuita de esos predios a Uredi.

Como ya informamos, se tratarían de actas falsificadas, según denunció el propio exalcalde ante la Fiscalía General del Estado.

De acuerdo con los datos recabados, la falsificación habría ocurrido a fines de 2015 y principios de 2016, durante la gestión del sucesor de Castillo Reyes, el también priista Julio Abraham Villanueva Rivero.

Este último habría actuado en contubernio con el entonces director del Catastro estatal, Mario Xavier Peraza Ramírez, actual diputado federal de la coalición PVEM-Morena-PT.

Falsificación en escrituras

Por su parte, reporteros de Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, encontraron señales de esta falsificación y del desaseo legal seguido en la escrituración de los predios.

En la escritura pública número 35, de fecha 20 de abril de 2015, se certifica la adjudicación a título gratuito, por parte del ayuntamiento de esa localidad, del lote catastral 4223 a esa empresa.

La escritura la levantó el escribano Jorge Alberto Alamilla Castro, de Cenotillo, quien dio fe de 10 de las 19 adjudicaciones de Dzilam Bravo a Uredi.

Sin embargo, en el mismo documento el fedatario asienta que esa adjudicación se hizo derivada “del acta de asamblea de fecha ¡18 de diciembre de 2015!”; es decir, la escritura se hizo ocho meses antes de la supuesta aprobación del cabildo.

Más anomalías

Otro caso notoriamente irregular se detectó en Celestún donde, como ya dijimos, también actuó la “mafia de la costa”.

Es la escritura número 180, otorgada por el entonces escribano público de Ucú, Alberto Yadir de Jesús Córdova López.

Éste dio fe de la decisión del cabildo de ese municipio de adjudicar a título gratuito el lote catastral 3882 a favor de la empresa Estructuras Metálicas y Edificaciones, S.A. de C.V., propiedad del exalcalde priista de Tecoh, Raúl Felipe Quintal Carvajal.

En el apartado de observaciones, empero, el escribano asienta que la adjudicación se aprobó “en sesión extraordinaria del 7 de mayo de 2014, por el H. Ayuntamiento del municipio de ¡Dzilam Bravo!”.

Córdova López tuvo a su cargo la escrituración de este tipo de terrenos operados por la “mafia inmobiliaria de la costa” tanto en Dzemul como en Celestún.

Al revisar las escrituras y las actas de cabildo con las adjudicaciones, se observa que casi todos coinciden en justificar la adjudicación gratuita por el compromiso de Uredi de fomentar allí programas de desarrollo social y económico.

Por ejemplo, en la misma escritura hecha por Alamilla Castro se consigna la decisión del Ayuntamiento de Dzilam de ceder gratis el tablaje catastral 4223 a Uredi, perteneciente presuntamente al fundo legal del municipio, ¡con 481 metros de playa!, “para el efecto de edificar cualquier proyecto de carácter social, generación de empleo y desarrollo económico”.

El acta de cabildo establecía también la obligación de la empresa de regresar ese predio al Ayuntamiento si no cumplía con ese objetivo, lo que no sucedió. Apenas pudo, Uredi hipotecó ese valioso terreno.

Casa de verano

Lo mismo ocurrió con la adjudicación del predio en la calle 11 número 161 con 32 metros de playa. Se le entregó a Uredi para impulsar el desarrollo económico, pero ésta lo vendió a un empresario tamaulipeco para construir una casa veraniega.

En otros casos, como en la adjudicación a título gratuito del tablaje 4252, con 200 metros de playa, y en la de los predios de la calle 11, número 187 —con 32 metros de playa— y el ubicado en esa misma calle, entre la 36 y 38, con 54 metros de playa, el acta de cabildo presuntamente falsa dice que se autorizan las adjudicaciones de esos predios, para fomentar proyectos de carácter social.

Esto, porque esa empresa “ha trabajado y fomentado (esos terrenos), por más de siete años” —lo que no es cierto porque éstos estaban en posesión de otras personas al momento de la adjudicación— “y habiendo cumplido con lo dispuesto en la Ley de Gobierno de los Municipios del Estado de Yucatán”.

Esta es otra falsedad. En ninguna de las actas de cabildo con la autorización de las adjudicaciones a título gratuito y en las escrituras respectivas aparecen como cumplidas todas las condiciones establecidas por el artículo 155.

Éste establece los requisitos “para enajenar, permutar, ceder o gravar de cualquier modo los bienes inmuebles que formen parte del dominio público y privado de los municipios”.

Entre estos requisitos figuran, además del voto de las dos terceras partes del Cabildo, tener un informe del alcalde y del síndico en el que se acredite la necesidad de enajenar el bien y en el que se consignará la justificación de su beneficio.

También se deberá presentar un plano de localización que contenga la descripción de la superficie, medidas y colindancias, el valor catastral y comercial.

En el caso de que el inmueble forme parte del fundo legal, se requerirá la certificación del Catastro del Estado, en la que conste que el solicitante no es propietario de algún inmueble en la entidad, entre otros requisitos.

Fuente: Diario de Yucatán.

Categorías:Yucatan

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s