El documento producido por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) determina que la población afectada se vio obligada a recurrir a diversas medidas para enfrentar el choque económico.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional Financiera del 2021 (ENIF 2021), el 56% de la población adulta reportó haber sufrido afectaciones económicas derivadas de la pandemia de la Covid-19.

“Estas afectaciones fueron heterogéneas a lo largo del país, ya que la población en las regiones Norte del país las experimentó en menor medida que la población en las regiones del Sur y Centro. Asimismo, la población en localidades rurales experimentó un nivel de afectación similar a la de las zonas urbanas, excepto en las regiones Norte donde fue menor en las primeras”.

El documento fue producido por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) determina que la población afectada se vio obligada a recurrir a diversas medidas para enfrentar el choque económico. Casi la totalidad de la población que sufrió alguna clase de afectación económica reportó haber reducido sus gastos para enfrentarla.

“De forma similar, alrededor de 8 de cada 10 personas afectadas recurrió a sus ahorros y solo 4 de cada 10 reportó haber recurrido a préstamos de familiares. Esto sugiere que parte importante de la población vio reducido su nivel de bienestar al tener que limitarse en su consumo y reducir sus ahorros, además, de que posiblemente sus redes familiares de soporte se vieron también afectadas, lo que pudo haber generado una situación de mayor vulnerabilidad financiera”.

La ENIF 2021 muestra que la población afectada por el Covid-19 contaba con crédito formal, solo el 30% reportó haber utilizado una tarjeta de crédito o haber solicitado crédito para enfrentar el choque.

“Esto sugiere que, incluso entre la población ya incluida en el mercado crediticio formal, el crédito no parece ser la primera opción para enfrentar una emergencia económica. Alrededor del 28% de las personas con crédito formal afectadas reportaron haberse retrasado en el pago de algún crédito, lo que podría haber intensificado su vulnerabilidad económica”.

Detecta que 1 de cada 4 acreditados afectados reportó haber aceptado la prórroga de pago de intereses por parte de una institución financiera, por lo que una parte importante de la población parece haberse beneficiado por estas facilidades otorgadas por las instituciones financieras.

Fuente: EL ECONOMISTA.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: