Nacional

Despiden a más de 19,000 militares con EPN y AMLO

En los últimos años los despidos de elementos del Ejército mexicano han ido al alza, según muestran datos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Entre el 2013 y el 2020, el número de rescisiones de contratos de personal militar ha crecido de manera exponencial al pasar de 37 a 7,825 casos en el periodo referido.

Mientras que, entre enero y junio de este año, suman 2,174 casos de despidos de personal militar; cifra similar a la registrada en todo el 2018, cuando se registraron 2,519 casos. 

Fue a partir del 2013 cuando el Ejército mexicano comenzó a desglosar, entre las causas de baja de personal, las rescisiones de contrato.

En total, entre enero del 2013 y junio del 2021, la Sedena tiene registro de la rescisión de contrato de 19,723 militares; de ellos, 14,112 se han presentado entre el 2019 y hasta junio de este 2021, durante la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador. En tanto que 5,611 se presentaron en el sexenio de Enrique Peña Nieto, es decir, entre el 2013 y el 2018.

Los despidos de personal, entre el 2013 y hasta junio pasado, se centran en el grado de soldado (19,190) y cabo (528) que son los dos rangos más bajo en la Sedena y que agrupan el 99.9% del total de las bajas por rescisión.

También, en el mismo periodo, han sido despedidos un teniente; dos subtenientes; un sargento primero y un sargento segundo.

Causas de rescisión

De acuerdo con el Reglamento de Reclutamiento de Personal para el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos hay al menos 12 motivos por los cuales se le puede rescindir el contrato a miembros del personal militar.

De ellas destaca que se le podrá despedir al personal que no resulte no apto para el servicio activo de las armas por contraer enfermedades o padecimientos fuera de actos del servicio; ocultar información sobre algún padecimiento durante el examen médico al ingresar al Ejército.

Así como adquirir otra nacionalidad; tener mala conducta, ser sujeto de proceso penal del fuero federal o común, consumir estupefacientes y “faltar injustificadamente por 72 horas consecutivas a la unidad, dependencia o instalación en donde preste sus servicios”, entre otras.

Sobre la falta injustificada de 72 horas, la Segunda Sala de la Suprema Corte resolvió, en junio pasado, que es inconstitucional que se dé de baja a un soldado o un cabo bajo dicho argumento. Por lo anterior, los ministros de la Segunda Sala instaron a la Sedena a reinstalar al personal dado de baja, del 2018 a junio pasado, bajo el motivo de ausentarse por más de 72 horas.

Reclutamiento criminal

Expertos consultados coincidieron en que hay riesgo de que los militares despedidos puedan sumarse a las filas del crimen organizado debido al entrenamiento que tienen en el uso de armas y tácticas militares, no obstante, comentaron que la milicia mexicana cuenta en todo momento con los expedientes de quienes forman parte de sus filas, por lo que en caso de que comentan algún ilícito es más fácil identificarlos.

“Qué es lo que le serviría a la delincuencia, por ejemplo, evidentemente sí la disciplina que puede tener una persona para manejar gente (…) sin embargo, el seguimiento que sí se les da es que se tienen los datos de esa persona; entonces en el momento de que esa persona delinca tienes sus huellas y tienes toda su información, en el momento de que ese ciudadano, que fue militar, que fue dado de baja cometa un delito, lo vas a saber y podrás dar con él que es lo más importante”, comentó el especialista en Fuerzas Armadas, Juan Ibarrola.

Por su parte Vicente Sánchez Munguía, investigador del Colegio de la Frontera Norte consideró que es necesario que el gobierno dé a conocer las principales razones por las cuales a estos elementos se les rescindió el contrato.

“Es parte de una precaución legitima de toda la sociedad en el sentido de que pudieran formar parte del crimen, sobre todo porque los militares tropa son gente de los estratos más bajos de la sociedad y están sujetos a esa probabilidad de ser reclutados, porque tienen ese entrenamiento”, manifestó.  

En tanto, Daira Arana, especialista en militarización y Fuerzas Armadas dijo “no todo el personal de las Fuerzas Armadas, particularmente del Ejército, es personal de armas, hay de servicios u otro tipo de funciones. Diría que hay un porcentaje el cual podría ser atractivo para grupos del crimen organizado”.

Servidores públicos
Contratarían a 15,190 elementosen el 2022

El gobierno federal planea añadir más recursos humanos a sus operaciones en 2022. En suma, en el próximo ejercicio fiscal se agregarán 42,622 plazas a la nómina del sector público, lo que representa un crecimiento de 3% y el incremento más grande en la burocracia en lo que va de la presente administración.

De acuerdo con el Analítico de Plazas del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 (PPEF), el siguiente año el número de servidores públicos pasaría de un millón 451,161 a un millón 493,788.

Según el PPEF 2022, los aumentos más altos de la burocracia en términos absolutos serán en la Secretaría de Salud (SS), que operará con 16,000 plazas más y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que incrementaría en 15,190 sus puestos de trabajo. Ambas dependencias concentran 73% del crecimiento programado. (Con información de Gerardo Hernández)


Fuente: El economista

Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s